Hablar de nuestra salud mental no es tan popular como hacer stories en Instagram.

Es más, es considerado un acto de debilidad, ingrediente estrella para la mala reputación y caldo de cultivo para los prejuicios y críticas.

Pero la ciencia no parece pensar lo mismo: los recientes artículos sugieren que hablar sobre nuestra salud mental tiene muchos beneficios.

Greater Good Science, revista que divulga sobre ciencia y bienestar, publica en uno de sus artículos 5 razones por las cuáles compartir nuestros “trapos sucios mentales” ayuda (y mucho).

 Hablar de tus sombras arroja más luz de la que imaginas.

Veamos cuáles son esos motivos:

1. Te ayuda a mejorar

Compartir tu historia implica organizarla en tu cabeza para poder relatarla. 

¿Por qué?

Porque se necesita reflexionar en cómo ha sido (o está siendo) la situación, y cómo estás afrontando el reto que supone. Con este trabajo mental, puedes identificar qué recursos y estrategias estás poniendo en marcha para lograrlo.

2. Facilita la aceptación y te impulsa al crecimiento

Ayuda a mejorar la forma en la que nos vemos a nosotros mismos y a ganar aceptación, ya que permite separar tu identidad de la de tu problema mental o situación.

Esta “ruptura” o desvinculación es muy poderosa porque tú eres más que tu conjunto de síntomas. Además, genera en la persona una sensación de satisfacción y activa el crecimiento interior.

3. Derriba el estigma sobre salud mental

Como efecto secundario, estás contribuyendo a la visibilidad de algo tan común como lidiar con “batallas mentales”, rompiendo las barreras y los tabúes que impiden el hablar de algo tan humano y tan natural. En definitiva, estás ayudando a una sociedad más consciente con la salud mental.

4. Te sientes más conectado con los demás

 A menudo, olvidamos que la experiencia humana es compartida, incluso aunque cada uno viva lo suyo como individual y único.

Al contrario a lo que se puede pensar, compartir tu historia genera una mayor conexión con los demás y una sensación de comunidad que reconforta.

5. Te da (más) valor para buscar ayuda

Parece que compartir tu historia  te predispone a pedir la ayuda que necesitas, al ser más consciente de tus necesidades. Además, también anima a los demás a hacerlo cuando lo requieren, actuando así como un modelo positivo de afrontamiento. 

¿De dónde sale esta evidencia?

Son varios los estudios que sugieren estos beneficios en los que evalúan programas de apoyo a personas con enfermedades mentales y talleres de salud mental con jóvenes. Aunque todavía se necesita más investigación, la dirección es clara: hablar ayuda.

¿Quiere decir esto que nos pongamos a compartir nuestra vida sin ningún miramiento ni condiciones?

¡Por supuesto que no!

Necesitamos considerar lo siguiente:

  • La autorrevelación no es algo simple. 
  • Tampoco está exenta de riesgos (como casi todo en la vida).
  • Puede ser también ser causa de discriminación o de etiquetación (“el loco”).

Pero es una oportunidad que merece la pena por sus potenciales beneficios, como el conseguir mayor apoyo social, sentirse auténtico, y estar menos estresado por el calvario de llevarlo en silencio. Por eso, es importante hablar de estos de una forma segura.

Y para ello, hay que tener en cuenta:

    • Cómo: prepara tu propio relato, familiarízate con él y ten presente la valentía que estás mostrando. 
    • Dónde: en momentos y espacios en los que consideres seguros.
    • Quién: Rodéate de “buenas orejas” y personas con las que sientas ese espacio psicológicamente seguro.eliges a quién: no todo el mundo tiene el honor de escuchar tu historia. 

Hablar sobre nuestras experiencias de salud mental puede ser una forma de mejorar nuestro propio bienestar y ganar aceptación, a la vez que combatimos el estigma y ayudamos a otros a que sepan cómo pedir ayuda. 

Nuestras historias tienen el poder no solo de ayudarnos a nosotros, sino también a los demás y a nuestra sociedad.

¡Espero que te haya sido de utilidad!

 

Laura.

 

Fuente: Greater Good Science

Enlaces de interés:

 

Publicado por : Laura LLamas Estrada

One Comment

  1. María del Mar 23 de octubre de 2021 at 14:51 - Reply

    Leer este artículo me ha ayudado a visualizar mi propia experiencia. Ha sido como hacer una fotografía.
    Ahora quiero «retocar» esa imagen de mí misma para mejorarla, siguiendo las indicaciones del artículo. Muchas gracias.

Leave A Comment